Talento humano: personalización y flexibilidad en el siglo XXI

Por: José Gómez, Director de Recursos Humanos para AbbVie Colombia

Actualmente, se encuentran en tendencia las prácticas laborales vanguardistas y que ponen al colaborador en el centro de la organización; lo vemos en revistas, en noticieros y en redes sociales. 

Bajo esa línea, las organizaciones fomentan prácticas que privilegian la integración de dos variables: la realización profesional y de carrera, y la realización personal. Esto, porque se ha comprobado que la mejora en los indicadores económicos y financieros de una empresa, independientemente de su tamaño, está ligada a resultados positivos a nivel operacional, de gestión, innovación y de generación de valor.

Este proceso de generación de valor es fundamental en el área de Recursos Humanos, un colaborador comprometido es la base del crecimiento y la consolidación de una organización. Bajo esta premisa, compañías nacionales y multinacionales como AbbVie, le hemos apostado a promover la integración entre el trabajo y la vida personal, teniendo en cuenta que el concepto  ́ ́trabajo ́ ́ ha evolucionado desde hace años.

Por esta razón, esta integración no significa conciliar, no es trabajar menos, es trabajar de otra forma, centrado en la consecución de objetivos, y acompañar incansablemente la realización personal de cada uno de los colaboradores que hacen parte de nuestra organización.

 

Las compañías tenemos el reto de entender que los colaboradores necesitan tiempo en familia, espacios para la formación, tiempo para practicar algún deporte o simplemente para desarrollar una actividad de ocio. La posibilidad de tener esos espacios repercute directamente en el desempeño profesional y por ende en la productividad corporativa. 

Las grandes compañías a nivel mundial ya hemos entendido esto y en Colombia, hoy, existen empresas comprometidas con el futuro y la mejora continua de sus colaboradores, que mediante la puesta en marcha de modelos de gestión de talento que incluyen el compromiso de la alta dirección, la implementación de herramientas de diagnóstico, la definición de indicadores y objetivos, entre otros, han hecho una apuesta de generación de valor para sus trabajadores.

 

En Abbvie le apostamos a la personalización y a la flexibilidad, nuestro compromiso con una cultura diversa e incluyente está inmersa en nuestras prácticas, políticas y procedimientos de manera congruente. Por esto, nos esforzamos genuinamente por consolidar un ambiente de trabajo único, donde balanceamos la constante exigencia de mantener a la compañía en el más alto desempeño, con un ambiente de trabajo incluyente, flexible, personalizado y divertido. Igualmente, estamos siempre en la búsqueda y desarrollo de talento para el futuro, por esto buscamos entender qué motiva, inspira y necesita cada uno de nuestros colaboradores, para así ofrecer diferentes opciones de carrera, siempre pensando en el desarrollo integral de nuestra gente y para que  encuentren, junto a nosotros, una carrera emocionante llena de experiencias, aprendizajes y de  largo plazo.

 

En tiempos de COVID-19 estamos viviendo una experiencia única de aprendizaje sobre la integración entre la vida y el trabajo, lo que ha impulsado de manera significativa la transformación digital en los entornos laborales. Estamos descubriendo que la virtualidad y la flexibilidad no tienen otros límites que la capacidad de cada individuo de explorar una nueva forma de productividad. El no pasar 2 horas en el tráfico entre la casa y la oficina cada día, nos regresa a nuestra vida de 60 días productivos al año (días de 8 horas), los cuales pueden ser empleados para hacer deporte, cocinar, dormir hasta más tarde, limpiar la casa, ayudar a nuestros hijos con el homeschooling que no sabemos hasta cuándo va a durar, etc.

Cuando regresemos, definitivamente, la experiencia laboral habrá cambiado para bien. La transformación digital habrá dado un paso relevante y profundo, donde los espacios de trabajo se optimizarán, serán más flexibles que nunca; los desplazamientos disminuirán, el trabajo virtual será mucho más aceptado, la cercanía con la gente se construirá a través de la intensión y no de la presencia física, las reuniones innecesarias disminuirán, y en el fondo de todo esto, las empresas y equipos de Recursos Humanos que sepamos anticipar mejor nuestra propuesta de valor al empleado, como resultado de este extraordinario momento, vamos a consolidar en nuestra gente un compromiso a largo plazo, que sin duda alguna se verá retribuido en un impacto sustancial a la productividad y los indicadores más críticos del negocio.



Comparte tu opinión