El mercado laboral se reinventa por medio de la tecnología

Las inversiones en Inteligencia Artificial han provocado cambios notables en todo el mundo.

Puede percibirse que el futuro del trabajo ya ha llegado. Existe un avance en la industria 4.0, en la que las actividades recurrentes comienzan a ser realizadas por máquinas, mientras aparece la demanda por un nuevo tipo de profesional. 

¿De qué manera los gestores de Recursos Humanos pueden prepararse para la próxima década, que promete traer cambios capaces de tornar irreconocible nuestro local de trabajo para las generaciones anteriores?

Con la Inteligencia Artificial, las tareas cotidianas que toman tiempo y no permiten grandes retornos pueden ser automatizadas, dejando a los profesionales libres para las funciones más rentables y estratégicas.

Un estudio desarrollado por la Fundación Getúlio Vargas (FGV), asociada a Microsoft, muestra que la implementación de la tecnología promete aumentar los ingresos tanto de los trabajadores menos calificados como de los más calificados, en todos los escenarios. En el escenario más agresivo, los menos calificados tendrán un aumento de 7% en los ingresos, mientras que los más calificados un aumento de 14,72%. En el mercado general, el aumento de los ingresos será del 9,26%.

La Inteligencia Artificial (IA) ya contribuye a mejorar la productividad, impulsando así el crecimiento económico. Según Gartner, en 2021, el crecimiento del uso de la Inteligencia Artificial (IA) generará US$ 2,9 trillones de valor comercial y 6,2 mil millones de horas de productividad en todo el mundo. La expectativa de aumento en el valor de los negocios de IA está directamente relacionada con la experiencia del cliente. Aun así, según Gartner, el uso de la inteligencia aumentada reduce los errores y ofrece la conveniencia y personalización en escala, popularizando los beneficios antes restrictos. 

Señalamos algunas tendencias para que todas las empresas y sus RRHHs se preparen para esta nueva década:

  1. La Inteligencia Artificial (IA)

Solamente en 2018, el número de empresas que utilizan Inteligencia Artificial (IA) se triplicó. Ahora, 37% de las empresas ya implementaron la tecnología de alguna forma. Hasta 2030, una encuesta de McKinsey señala que 70% de las empresas habrán adoptado al menos alguna característica de IA. Esto puede tener desdoblamientos significativos en las áreas de relación con el cliente, reclutamiento y contratación, cadenas de suministros y de seguridad cibernética, para nombrar apenas algunos ejemplos.

El conocimiento sobre Inteligencia Artificial (IA) será esencial en el mercado de trabajo en la próxima década, señala Dell, en el informe “El Futuro del Trabajo”, realizado por la empresa en asociación con el Instituto del Futuro (IFTF). Según el estudio, el conocimiento requerido no será necesariamente técnico, pero los empleados precisarán aprender a juzgar eficazmente lo que las máquinas pueden y no pueden hacer, así como, lo que ellas deben y no deben hacer. Sin embargo, esto no significa que la IA reemplazará a los trabajadores.

  1. La experiencia del empleado

Como la próxima década tiende a experimentar la escasez de talentos, los líderes precisarán esforzarse para garantizar que sus empleados estén felices, saludables y satisfechos. Estas características forman parte de la “experiencia del empleado”, un concepto que evolucionó partiendo de la satisfacción y de la participación de las personas. Mejorar la experiencia del empleado puede enriquecer el reclutamiento y la retención, así como, los resultados finales. Las empresas con los empleados más comprometidos, por ejemplo, experimentan una rentabilidad 21% mayor que aquellas con los menos comprometidos.

  1. Tener propósito

Las mudanzas en los procesos de producción, en el comportamiento del consumidor y del propio empleado están abriendo espacio para nuevos modelos de negocios cada vez más innovadores y también para el surgimiento de nuevas tendencias en las diversas áreas del mundo corporativo, especialmente en el área de Recursos Humanos.

El trabajo está en el centro del proceso de humanización del hombre – es un proceso que altera simultáneamente la naturaleza y se auto transforma en el propio ser que trabaja. De esta manera, trabajar no implica apenas el campo de la sobrevivencia, sino también, independencia, satisfacción, motivación y autorrealización. En otras palabras, la relevancia que el significado del trabajo posee para las personas está cada vez más relacionada con la búsqueda de un sentido o de un propósito.

Deloitte preguntó a casi 10 mil CEO´s la medida más importante de lograr éxito: la respuesta principal fue el “impacto en la sociedad”. Con 34% de los votos, esta opción recibió el doble de las indicaciones más tradicionales, como la satisfacción del cliente (18%), la satisfacción y retención de los empleados (17%) y el desempeño financiero (17%). En la próxima década, los líderes precisarán oír a los autores mencionados y crear un propósito en todas las facetas de sus negocios.

Levee utiliza el Machine Learning, el Análisis Predictivo y el People Analytics para ayudar a las empresas que contratan mano de obra operacional (profesionales con baja calificación o poca especialización) en grandes volúmenes (+1000 / año) para mejorar la calidad del servicio y alinear y prevenir las demandas de la fuerza de trabajo a los principales KPI´s de la empresa u operación. Con la solución, es posible seleccionar los perfiles más cualificados para agregar fuerza al negocio, aumentando los índices de productividad y retención.

Comparte tu opinión

Abrir chat
Encuentro Internacional
¿Alguna pregunta? Estamos encantados de poder ayudar. :)